Como coach deportivo profesional acompaño al deportista en un proceso de autoconocimiento y desarrollo profesional durante el cual se establecen objetivos, se identifican y trabajan factores que limitan el rendimiento deportivo y se adquieren recursos para superar obstáculos y poder afrontar con éxito la competición. Normalmente el atleta tiene su entrenador, y en muchas ocasiones el coach, trabaja con el entrenador, dejándose asesorar y asesorando al mismo, ya que los atletas, si son buenos van solos, y las intervenciones con ellos son muy concretas y en momentos clave.

El Coaching y el Modelado constituyen dos procesos esenciales y complementarios para alcanzar el rendimiento óptimo en cualquier área. El modelado refuerza el coaching definiendo cómo llevar a cabo tareas y actividades del mejor modo posible, y el coaching refuerza el modelado ayudando a los implicados a interiorizar y poner en práctica lo que ha sido modelado. Cuando decimos interiorizar consideramos de máxima importancia intervenir lo menos posible en el aprendizaje del cliente.

Herramientas del Entrenamiento Mental para trabajar mentalmente con el deportista:

1. Buscar la potencialidad del deportista. En este punto el Coaching con Modelado puede observar y elicitar la estructura de las habilidades del jugador.

2. Mayor conciencia de su mejora en el desempeño del deporte. La conciencia está muy relacionada con la atención, desde el marco de las técnicas que trabajamos: Tenemos una tecnología muy efectiva, que es el trabajo con Submodalidades Sensoriales o los bloques básicos de la experiencia, así como el Metamodelo del Lenguaje o Preguntas Poderosas.

3. Genera “herramientas” desde el deportista. El Coaching con Modelado no sólo ayuda al deportista a hacerse consciente y de desarrollar nuevas habilidades mentales sino que además le da un “mapa” para poder alcanzarlo. Otras herramientas que utilizamos son, el Ensayo Mental o el Modelado Implícito de otros atletas con las Posiciones perceptivas: Primera y segunda posición. La tercera posición que te da una perspectiva más enriquecida del desempeño del jugador.

4 . Control de las emociones previas a una competición. Los entrenadores dicen que tienen problemas, y es normal, las personas son complicadas, sobre todo en situaciones tensión o de estrés. Han de aguantar a sus pupilos, cuando pierden, después de la competición, o los nervios antes de la competición.

5. Control del estrés. El estrés suele venir muchas veces en el caso atletas o de los tenistas del propio diálogo interno, de una mala planificación, de las distracciones innecesarias o de cualquier otro factor.   El estrés disminuye cuando, mejoramos el diálogo interno, fomentamos la relajación, mediante inducciones a la relajación acompañadas de anclajes, visualizaciones creativas, entre otros recursos que se pueden llevar a cabo con facilidad.

6. Motivación. Gracias a las técnicas con las que trabajamos podemos utilizar las representaciones internas subjetivas, la disociación o la asociación, que hacen que se genere la motivación desde dentro, incluso en tareas que sabes que has de hacer, pero que no haces.

7. Seguridad en sí mismo e iniciativa en la práctica deportiva. En el deporte, está claro que viene del entrenamiento, y de hacer buenas marcas o ganar partidos. Pero si utilizamos las habilidades y modelos que las técnicas nos facilitan; podemos trabajar la seguridad, el desarrollo, la confianza o la flexibilidad. Utilizando un recurso que en Psicología Deportiva llamamos “Imaginería”, hoy por hoy, este concepto es reconocido teniendo en cuenta la premisa de que la mente no diferencias lo que es real de lo que es imaginado, en ese sentido podemos planificar un escenario mental, de forma creativa, y entrenarlo mentalmente. A la hora de la competición, el cerebro del deportista y todo su sistema nervioso sentirá la confianza que necesita aunque no haya ganado los partidos anteriores o no tenga las marcas.

 

8. Gestión del miedo al fracaso o gestión de la Victoria.

El miedo anticipa el fracaso pero también es una energía muy poderosa que si la sabemos gestionar puede ser muy útil. Hemos de vigilar la mente que en ocasiones puede ser nuestro peor enemigo, pero ¿qué mente?, hay dos mentes la consciente y la inconsciente. Hay una frase del Nobel de Literatura colgada en la pared del vestuario en Winbledom que dice: ” Si te encuentras con la victoria o con la derrota, trátalas ambas como el mismo impostor”. Yo en este caso diría: “Trátalas como el mismo aliado, maestro y desconfía de ambas”.

9. Gestión de conflictos o polaridad: victoria – fracaso.

Esta es una polaridad muy peligrosa en el deporte: si ganas es espectacular, si pierdes se te cae el mundo encima. Saber gestionar los momentos difíciles es todo un reto. Pueden surgir problemas, donde hay relaciones siempre saltan chispas, saber gestionar la comunicación y el mapa, te pueden permitir entender y luego ser entendido.

10. Mejora de las relaciones con equipo interno y externo.

Las relaciones son una constante influencia, puestos a influenciar a los demás y a dejarnos influenciar, mejor hacerlo con conocimiento de causa. También la psicología del adversario te influencia, ganar un partido es un juego mental, saber cómo funciona ese proceso te permite controlarlo.

11. Toma decisiones y decide estar comprometido con tu máximo nivel.

Las decisiones más que ninguna otra cosa determinan tus resultados y tu destino. Puestos a decidir, hagámoslo con criterio y luego no miremos hacia otro lado que no sea lo que hemos elegido.

INFORMACIÓN

PRENSA

 

PUBLICIDAD 

SERVICIOS

 

CONTÁCTANOS

FAN PAGE

GRUPO FACEBOOK

ANGELADRIANF@GMAIL.COM

(00 54 9) 351 2377448

TWEETS

FACEBOOK

PINTEREST

SUSCRÍBETE

Ángel Adrián Fernández es marca registrada

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Google+ - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

Escanea el Código QR y agenda los datos de contacto